Lo prometido es deuda. Ayer nos ocupamos de los colmilludos más emblemáticos de la pantalla grande y hoy les dedicamos nuestro top a los hijos de la noche que hacen de las suyas desde la caja boba. Buenos, malos e indecisos, algunos seductores, otros terroríficos, vegetarianos y detectives. Una mezcla variopinta para todos los gustos, géneros y edades.